As Omicron Bears Down on Retailers, Landlords Get Artistic to Fill Area

[ad_1]

En el otoño del año pasado, muchos propietarios minoristas respiraban aliviados. Habían hecho todo lo posible para llenar los escaparates vacíos durante los días más sombríos de la pandemia, ofreciendo concesiones a los inquilinos y diciendo que sí a las ventanas emergentes. Esa estrategia pareció dar sus frutos.

Para el tercer trimestre de 2021, la escena del escaparate era recuperación en muchas partes del condado. Gracias a las vacunas, el regreso de los viajeros internacionales y la demanda reprimida de los consumidores, los compradores acudían en masa a los centros comerciales y distritos del centro y los posibles inquilinos firmaban contratos de arrendamiento. Los precios de las rentas, que se habían desplomado en 2020, se estaban estabilizando e incluso subiendo en algunos lugares.

Pero la variante Omicron del coronavirus puede afectar la recuperación, y es posible que los propietarios deban extender las medidas temporales para llenar los espacios vacíos.

En Oculus, el centro de tránsito y el centro comercial en el Bajo Manhattan, el tráfico peatonal ha caído precipitadamente recientemente, dijo Diana Grasso, vicepresidenta de Westfield World Commerce Middle. “Viste el impacto casi de inmediato”, dijo.

Ella y otros gerentes de bienes raíces minoristas habían pasado por una montaña rusa related cuando la variante Delta interrumpió el “verano vax caliente”Y llevó a las empresas a posponer los planes de regreso a la oficina, lo que dio otro golpe a las empresas que dependen de los viajeros.

Pero los casos de la variante Omicron de rápida propagación superaron rápidamente a los de Delta. Las visitas a algunas empresas, como cafeterías, ya han disminuido, según un nuevo informe de Coresight Analysis, que rastrea el sector minorista, ya que la gente evita los espacios públicos. Y aunque es demasiado pronto para decir cuál será el impacto closing de la variante en el sector inmobiliario, algunos propietarios ya están ajustando sus expectativas.

Después de perder algunos inquilinos en la pandemia, Grasso reclutó a una organización sin fines de lucro para traer negocios propiedad de minorías y mujeres a Oculus durante la temporada navideña. Ahora está considerando un lugar a más largo plazo para los negocios en uno de los espacios vacíos del edificio.

“Queremos tener potencialmente un espacio completo en línea donde podamos continuar atrayendo este tipo de negocios”, dijo.

Pero el revés de Omicron podría no ser tan severo o prolongado como el de Delta, dicen los expertos, en parte porque más personas están vacunadas y porque la variante parece causar una enfermedad más leve.

“El comportamiento del consumidor se verá menos afectado que durante el verano”, dijo Michael Baker, analista minorista senior de DA Davidson, una firma de servicios financieros. “Creo que habrá un paso atrás, pero un paso atrás más pequeño, un paso atrás más corto”.

Por supuesto, las tiendas físicas ya estaban pasando apuros antes de la pandemia, ya que los consumidores cambiaron sus compras en línea. Esa tendencia se aceleró en 2020 cuando los cierres cerraron tiendas y las ventas de comercio electrónico se dispararon.

La ola resultante de vacantes en las tiendas enseñó a los propietarios a ser más flexibles con los inquilinos minoristas, dicen los expertos en bienes raíces. Algunos reducen la holgura de los inquilinos de toda la vida, renunciando a los alquileres o celebrando acuerdos de participación en los ingresos. Para atraer a nuevos inquilinos, redujeron las tarifas, ofrecieron alquiler gratuito y acordaron personalizar los espacios.

Los propietarios también redujeron los plazos de arrendamiento. En 2016 y 2017, el arrendamiento promedio de las tiendas de ropa fue de 5.3 años, según datos de la firma de investigación. Grupo CoStar; que ha caído a 4.8.

“Durante muchos años, fue, ‘O firmas un contrato de arrendamiento de 10 años o no tenemos nada de qué hablar’”, dijo Ariel Schuster, vicepresidente de Newmark, resumiendo la antigua actitud de muchos propietarios. “Todo el mundo tiene que ser más adaptable”.

Luego están las medidas provisionales, cualquier cosa para mantener el espacio ocupado.

“Esa es una obra de desesperación”, dijo Michael Brown, socio de la consultora Kearney. “Ese es el agente de bienes raíces que cube: ‘No tengo nada mejor que hacer con el espacio'”.

Para generar algunos ingresos, algunos propietarios han cedido escaparates a la publicidad digital. Los ocupantes de las tiendas han utilizado durante mucho tiempo letreros llamativos para llamar la atención sobre sus propios negocios. Ahora las empresas están trayendo anuncios interactivos para que las películas, los fabricantes de automóviles y las marcas de zapatillas vacíen los escaparates de las tiendas, y los propietarios reciban un porcentaje del importe cobrado a los anunciantes.

Otros propietarios están permitiendo que sus ventanas vacías se llenen de obras de arte, esfuerzos que generan buena voluntad y hacen que los espacios vacíos parezcan menos sombríos. En Filadelfia, una agencia de turismo y advertising and marketing encargó obras de arte que rindió homenaje a las empresas locales de propiedad de negros y marrones.

John J. McCullough, gerente basic de Nightingale Properties, acordó que las obras de arte del programa se coloquen en las ventanas de tres de sus edificios en el centro. “Lo vimos como un ganar-ganar”, dijo. “Fue una oportunidad para ayudar a estos propietarios de pequeñas empresas. Y tenemos más ojos en nuestro espacio “.

Algunos propietarios dieron la bienvenida a los minoristas emergentes, y no solo durante la temporada navideña típica. Los minoristas han adoptado la tendencia como parte de sus campañas de advertising and marketing: las marcas de lujo las utilizan para lanzar colecciones, las empresas de comercio electrónico para presentarse y las empresas de todo tipo disfrutan de la oportunidad de probar un sitio. Pero los propietarios y sus prestamistas, acostumbrados a la seguridad financiera de los arrendamientos a largo plazo, no siempre han estado de acuerdo.

Durante la pandemia, sin embargo, más propietarios probaron las ventanas emergentes, con la esperanza de dar vida a los espacios de la planta baja que languidecían. Es posible que no ganen tanto con los acuerdos, pero al menos estaban llegando algunos ingresos. Y los acuerdos a menudo implican acuerdos de licencia rápidos, en lugar de arrendamientos más complicados, y ningún desembolso para gastos de capital. Además, siempre existe la posibilidad de que una ventana emergente se convierta en un inquilino permanente, una tendencia conocida como ventana emergente a permanente.

“Muchos grupos inmobiliarios quieren tener una relación con el próximo Warby Parker, el próximo Casper”, dijo Melissa González, fundadora y directora ejecutiva de Lionesque Group, una consultora minorista. “Así es como se establecen esas relaciones”.

Escaparate, una plataforma de listados digitales donde los propietarios anuncian espacios minoristas adecuados para ventanas emergentes, vio a más propietarios enumerar espacios, dijo Nicholas Roberts-Moore, director de advertising and marketing de la compañía.

Y ChaShaMa, una organización sin fines de lucro fundada para disputar espacio libre para los artistas de Nueva York, comenzó a entregar algunos de sus donó escaparates a empresas propiedad de minorías. Así es como Daryl Wright, un sastre personalizado que se especializa en trajes para hombres, pudo instalar una tienda en el nivel del suelo en un edificio en el distrito de ropa de Manhattan propiedad de GFP Actual Property.

“Tengo este edificio gigante”, dijo Eric M. Gural, codirector ejecutivo y director de GFP. “Puedo hacer algo con el escaparate que sea significativo para el vecindario y no me haga demasiado daño en el bolsillo”.

En otros lugares, las organizaciones de desarrollo económico del centro de la ciudad y los centros comerciales suburbanos han fomentado las ventanas emergentes, dijo James Cook dinner, director de investigación minorista de JLL.

Downtown Raleigh Alliance en Carolina del Norte inició dos programas emergentes para abordar las vacantes de tiendas, que habían aumentado al 14 por ciento en 2020 desde el 10 por ciento antes de la pandemia, y ayudar a las empresas locales en ciernes. A principios del año pasado, la organización comenzó a poner en contacto a propietarios con empresarios.

Y Brookfield Properties llenó un espacio en su Oakbrook Middle cerca de Chicago que Sears ocupó antes de su quiebra con una exposición itinerante sobre la Capilla Sixtina. Tales eventos “atraen a personas de kilómetros de distancia”, dijo Katie Kurtz, vicepresidenta senior de desarrollo comercial minorista de Brookfield.

Pero, en última instancia, la mayoría de los propietarios que participan en activaciones a corto plazo esperan conseguir inquilinos a largo plazo. A veces ocurre.

En el otoño de 2020, Downtown Raleigh Alliance ayudó a colocar a Johnny Hackett Jr. en un escaparate en un edificio prominente propiedad de Empire Properties durante tres meses a un precio reducido.

Hackett pagó $ 3,000 al mes por la prueba y usó el espacio para abrir Mercado del viernes negro, llevando arte, indumentaria y otros artículos de decenas de vendedores negros. A la tienda le fue tan bien que el Sr. Hackett firmó un contrato de arrendamiento por cinco años con un alquiler mensual de $ 4,500. Y uno de sus proveedores tuvo tanto éxito que terminó tomar el control de la tienda vacía de al lado.

“Solo necesita trabajar un poco con un inquilino que cree que es sólido y que a largo plazo es bueno para la comunidad”, dijo Greg Hatem, fundador y socio gerente de Empire.



[ad_2]

Source link

Votar

Deja una respuesta